Cómo ahorrar combustible desde ya

Índices y simuladores de hipoteca


Acceso: nombre    y     contraseña

  Mostrar contraseña
   

¿No estás registrado? ¡Registrate aquí!

¿Olvidaste la contraseña?

IRPH 2022: IRPH actual. Índices hipotecarios. Simuladores de Hipoteca

Cómo ahorrar combustible desde ya




Cómo ahorrar combustible desde ya

Aprende a utilizar tu vehículo eficientemente y comprobarás que puedes ahorrar mucho en gasolina o diésel

Utiliza la inercia que ya lleva tu vehículo

Si quieres conducir eficientemente y que tu deposito se vacíe más tarde que pronto, aprovecha la inercia del vehículo. Esto se puede hacer cuando ves un semáforo en rojo cercano. Ya no tiene ningún sentido acelerar. Levanta el pie del acelerador, y deja que el vehículo vaya reduciendo su velocidad sin gastar prácticamente combustible para llegar al semáforo en rojo prácticamente parado. Levanta el pie del acelerador antes de las curvas, las rotondas, cuando te acerques a un vehículo que circula lentamente y no puedas adelantarlo... y no te acostumbres a usar el freno constantemente porque has seguido acelerando hasta el último segundo.

Si se usa el freno continuamente, en lugar de levantar el pie del acelerador cuando ya sabemos que el coche pronto tendrá que reducir velocidad, gastaremos más rápidamente tanto el líquido de frenos, como las pastillas y los discos.

Es mucho mejor utilizar el freno motor que dejar el coche circulando en punto muerto. Si dejas el coche en punto muerto se activa el ralentí y sigues gastando combustible, menos pero gastas. El punto muerto también es peligroso dejarlo en las pendientes descendientes, ya que pierdes el control del automóvil y este puede embalarse y tener un accidente.

Revisa la presión de tus neumáticos periódicamente

Sigue al pie de la letra la recomendación del fabricante en cuanto a la presión de los neumáticos. Si lo haces ahorrarás combustible. Cada poco tiempo revisa la presión y rellena el aire perdido con el paso del tiempo hasta la indicación correcta por parte del fabricante. Muchos vehículos tienen una etiqueta en la tapa del combustible indicativa de la presión correcta de los neumáticos.

Aprende a utilizar el aire acondicionado para gastar menos combustible

El aire acondicionado es una necesidad en los meses de calor. Pero debes de saber que supone un gasto de combustible extra cuando lo utilizas. En la ciudad puedes optar por bajar las ventanillas, siempre que no haya mucha polución y sea seguro circular con ellas bajadas. Pero nunca vayas con las ventanillas bajadas en la conducción por carretera, ya que se obliga al motor a trabajar más y queda alterada la aerodinámica del coche, por lo que consumirás mucho más combustible, además que resulta muy molesto conducir por carretera con el ruido que provocan las ventanillas bajadas.

Utiliza bien las marchas

Las marchas cortas son las que más consumen, y las largas las que menos, pero hay que utilizarlas en el momento adecuado. En cuanto el vehículo este en marcha, ya puedes poner segunda.

Cuando este un poquito más acelerado, tercera y así sucesivamente. Debes ir aprendiendo cuando es el momento ideal para cambiar el coche, porque así ahorrarás mucho combustible evitando que el vehículo se revolucione.

No des acelerones innecesarios

Las brusquedades y los acelerones en la conducción son maneras de gastar combustible innecesariamente.

Mantén una conducción relajada y tranquila. Es una buena actitud a la que te tienes que acostumbrar.

Conducir como un competidor de fórmula 1, solo te acarreará gastos en el combustible, disgustos y averías tempranas en automóvil.

Asegúrate previamente de saber cómo llegar a tu lugar de destino

Seguramente ya te ha pasado. Has ido a un lugar sin saber bien el itinerario. Te has perdido, has dado más vueltas de las necesarias o has utilizado un recorrido mucho más largo que otro existente y del cual te podías haber aprovechado.

Conocer el itinerario correcto, de un lugar nuevo al que vayamos a ir, es fundamental. Conducir de más porque te has perdido es totalmente evitable planificando previamente y de forma correcta el itinerario adecuado.

Si desconoces como llegar a algún lugar novedoso y no te estudias previamente el itinerario, te va a llevar a gastar más combustible casi con toda seguridad, a no ser que tengas mucha suerte.

Infórmate de posibles atascos antes de emprender un viaje

Puedes mirar el estado de las carreteras en la web de la DGT. Es una web muy informativa, que podrás utilizar para planificar sin atascos tu viaje. Te informará de diferentes niveles de circulación, como interrumpida, difícil, irregular o condicionada. También puede indicarte, las restricciones, las retenciones, obras, eventos, condiciones meteorológicas adversas, etc.

Es una web que se actualiza continuamente y de forma totalmente automática introducida 24 horas al día por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y los responsables de los Centros de Gestión de Tráfico de la Dirección General de Tráfico. También se puede ampliar información en el teléfono 011.

También existen navegadores que te informan de posibles atascos en tu itinerario marcado, y entonces podrás optar por vías alternativas

No lleves en tu maletero u otros sitios del habitáculo cosas innecesarias

Cuanto más peso exista en el interior del vehículo más fuerza tiene que hacer el motor para moverse y por tanto más gasolina o diésel estaremos gastando. No dejemos en el coche objetos innecesarios o que solo vamos a utilizar ocasionalmente. Esto vale tanto para el maletero, como para los espacios guardaobjetos.

Conviene hacer limpieza periódicamente ya que con el paso del tiempo vamos dejando y acumulando cosas completamente innecesarias que podrían estar en casa, o si no las queremos deberíamos tirarlas, en lugar de dejarlas permanentemente en el coche.

En cuanto sea posible utiliza marchas largas

Se trata de utilizar las marchas largas y a pocas revoluciones en cuanto sea posible. Si estas en carretera, es fácil llegar rápidamente a las marchas largas. Si vas por ciudad podrás llegar a utilizar la cuarta y la quinta marcha, siempre y cuando no sobrepases los límites de velocidad. En los descensos, utiliza la inercia del motor para ir adelantando los cambios de marchas.

Si te encuentras en una pendiente ascendente, procura reducir la marcha todo lo que puedas, pisando un poco más el acelerador.

Si tu coche lo dispone utiliza el control de crucero

Utilizar el control de crucero no solo permite al conductor una conducción más descansada y cómoda, sino que también permite ahorrar combustible de forma notable. El control de crucero consiste en un sistema que mantiene la velocidad constante sin tener que mantener el pie en el acelerador. Se desactiva en cuanto pisamos el freno.

Si no utilizamos el control de crucero, lo que hacemos es interactuar mucho más con el acelerador para mantener la velocidad constante y ello nos lleva muchas veces a acelerar el coche más de lo necesario. La velocidad va fluctuando sin el control de crucero, debido a nuestra mayor interacción y hay excesos que se traducen en gastos de combustible inevitablemente. Así que si tu coche dispone de velocidad de crucero, úsala, porque son todo ventajas: menos cansancio, más comodidad y más ahorro de combustible.

Apaga el motor en los atascos

El Start-Stop es un sistema que ya incorporan muchos vehículos. Consiste en que el motor se apaga cuando está en ralentí, por ejemplo, cuando los semáforos están en rojo. Si no disponemos de Start-Stop podemos nosotros mismos apagar el motor. Ahorraremos en consumo de carburante y también lograremos una reducción de las emisiones contaminantes.

No sobrepases la velocidad permitida

Según la Dirección General de Tráfico (DGT) el conducir a 120 kilómetros por hora puede aumentar el gasto de combustible en casi un 30% y la velocidad estimada con la que se realiza un consumo óptimo de gastos de combustible se encuentra en los 90 kilómetros por hora circulando por carretera. Y si bajamos más esta velocidad de 90 km/h, también será menor el gasto de combustible.

Podemos incluso utilizar la sexta marcha, es decir, la que conlleva menos gastos de combustible incluso yendo a 64 kilómetros por hora que según la revista What Car. Esta es le velocidad en la que la mayoría de modelos de coche alcanza su punto de eficiencia y a una velocidad siempre constante.

A 64 kilómetros por hora con la sexta marcha, se consume un 20% menos de combustible que circulando a esa misma velocidad, pero con la cuarta marcha.

Si te encuentras en reserva, no apures demasiado en acudir a la gasolinera

Resulta muy tentador retrasar lo máximo posible el acudir a la gasolinera, incluso si nos encontramos en reserva. Puede incluso llegar a pensarse que, si tenemos poco combustible, el coche llevará menos peso y así consumirá menos. Pero apurar al máximo la reserva es un gran error, gastaremos más combustible, será peligroso, perjudicial y podremos causar averías al motor.

En primer lugar, hemos de saber que cuanto más vacío se encuentre el depósito de manera más fácil se evaporará. Por otra parte, es muy peligroso quedarse sin gasolina en mitad de la carretera. Tendremos la terrible molestia de ponernos en el arcén e incluso podremos ser multados, ya que solo se puede parar en el arcén por accidente o por avería y no por haberte quedado sin combustible.

Por otra parte, se crean fácilmente impurezas cuando se tiene poco combustible que pueden llegar a estropear la bomba o el sistema de inyección, que es un elemento clave para el buen funcionamiento del vehículo. Si se trata de un vehículo diésel el perjuicio puede ser enorme ya que al quedarnos sin gasoil penetrará aire en el circuito del motor y no se podrá arrancar. Así que más vale, ir a la gasolinera mucho antes de que esto ocurra.

Aprovecha las ofertas y los descuentos que ofrecen ciertas gasolineras

Existen ciertas tarjetas que te ofrecen descuentos en gasolineras. Por ejemplo, la tarjeta Pass de Carrefour, te devuelve un 8% del gasto en combustible en gasolineras de la misma compañía, es decir, en gasolineras Carrefour, y un 4% en las gasolineras Cepsa. Este descuento se entrega bimensualmente al consumidor en forma de Cheque Ahorro que puede ser gastado de forma exclusiva en productos comprados en Carrefour. Si pagas lo gastado en tarjeta a fin de mes, el descuento es gratuito.

La tarjeta Mi BP de Bankinter Consumer Finance entrega hasta un 12% del gasto en gasolina en estacones de servicio BP, para volver a usarlo en un nuevo repostaje. Si pagas a fin de mes no genera costes, es decir, es un descuento gratuito.

La tarjeta de crédito o débito de ING, devuelve el 3% del gasto en gasolineras Galp y Shell. No hay límite de gasto y la forma de pago de la tarjeta, puede ser cualquiera.


Lecturas: 245