¿Por qué el fútbol mueve tanto dinero?

Índices y simuladores de hipoteca


Acceso: nombre    y     contraseña

  Mostrar contraseña
   

¿No estás registrado? ¡Registrate aquí!

¿Olvidaste la contraseña?

IRPH 2019: Índices hipotecarios. Simuladores de Hipoteca

¿Por qué el fútbol mueve tanto dinero?
Consulta gratuita

Reclamar IRPH: abogados especialistas en reclamaciones

Análisis y siguientes pasos tras el informe del abogado del 10 sep. sobre IRPH (+)





¿Por qué el fútbol mueve tanto dinero?

Fichajes más caros para la temporada 2007-2008

Fernando Torres

Del Atlético Madrid al Liverpool

36 millones de euros

Anderson

Del Oporto al Manchester Utd.

31.5 millones de euros

Pepe

Del Oporto al Real Madrid

30 millones de euros

Los Clubs de fútbol en los que sus aficiones sienten un desmesurado sentimiento hacia sus colores

F.C. Barcelona

Levante U.D.

At. Madrid

Ath. Bilbao

R. Betis

    Responder a esta pregunta parece en un principio no entrañar mucha dificultad. Ya se sabe que el fútbol es el deporte rey en muchos países y es seguido por millones de personas. Mueve a gran cantidad de masas y no sólo para ser espectador de los partidos en sí, sino para seguir cualquier acontecimiento que gire en torno a él. Esta autentica pasión por el fútbol sentida por millones de aficionados se convierte en un beneficio astronómico para futbolistas, representantes, clubs de fútbol, dirigentes deportivos, periodistas, medios de comunicación, agencias de publicidad y un gran entramado de empresas que giran o se relacionan con el balompié. En este sentido la respuesta a la pregunta de por qué el fútbol mueve tan dinero es sencilla, en definitiva es gracias a la desmesurada pasión que sienten muchos aficionados. La pregunta inteligente es otra, ¿qué tiene el fútbol para ser seguido con tanta adoración e intensidad por millones de personas en todo el mundo que llegan hasta idolatrar a los conductores del balón ? Sin duda alguna habría que responder a esta pregunta desde muchos ámbitos pues intervienen factores sociológicos, psicológicos y antropológicos.

    El hombre es un ser sociable por naturaleza. Necesita del contacto físico y psicológico de sus semejantes. La soledad impuesta nunca es bien llevada por el hombre. Necesita unirse y formar grupos. Pero esto sólo es uno de los ingredientes del complejo cóctel de factores que pueden explicar el fenómeno del balompié. El hombre ha tenido que sobrevivir a innumerables condiciones adversas desde que apareció en el mundo y sobretodo tuvo que hacer frente a sus propios congéneres. La lucha, la rivalidad, la competencia, el deseo de ser mejor que los demás, son factores que le han ayudado a sobrevivir. La selección natural es implacable, tener deseos de superarse, de ganar al rival son positivos para no perecer. Estas cuestiones eran vitales en la etapa primitiva del hombre, muy lejana a la democracia, a la civilización y al reconocimiento de los derechos humanos. Aquellos seres que tenían en sus genes los deseos de superación y de ganar al rival tenían más probabilidades de salir airosos de las contiendas que aquellos que no los tenían, o los poseían pero en menor intensidad. Eran tan importantes, que el hombre actual los ha heredado de sus ancestros.

    La inmensa mayoría de los aficionados no acuden a los estadios o contemplan los partidos de fútbol por televisión, porque les gusté y quieran contemplar el fútbol sin más, sino porque quieren ver ganar a su equipo. Se ha desarrollado en ellos un gran sentimiento de amor hacia el nombre de un equipo de fútbol.

    Una determinada persona contempla, en unas primeras situaciones quizá azarosas o condicionadas por otra persona, la evolución de un determinado equipo. Entonces porque el hombre es un ser sociable empieza a sentir simpatía por ese grupo de personas que se apasionan y que luchan por conseguir unos objetivos. Además aprende que si ese equipo gana, consigue puntos y se pone por delante de otros equipos en una clasificación. Es entonces cuando empiezan a entrar en juego sus sentimientos de rivalidad, de lucha, de querer superarse y de ganar a sus competidores. El cóctel ya esta formado, sólo hace falta agitarlo. Su naturaleza social y sus deseos de ganar a los rivales heredados de sus ancestros ya lo han conducido a sentir pasión por unos determinados colores. Ahora empezaran a crearse condicionantes psicológicos a innumerables situaciones desarrolladas en el mundo del fútbol. Cuando nuestro equipo marque un gol sentiremos verdadero placer porque eso puede implicar ganar, alimenta nuestra necesidad de victoria heredada de nuestros más antiguos antepasados. No sentiremos el mismo placer por un gol que implica ganar, que por otro conseguido en un partido en el que se va perdiendo por 0-4 en los últimos minutos, ya que el primer gol satisface nuestros deseos de ganar al rival, el segundo no. Si nuestros jugadores hacen jugadas brillantes, también sentiremos placer, porque aumentaran las posibilidades de marcar un gol, acción muy directamente relacionada con la victoria. Si nuestro club hace importantes fichajes, también sentiremos placer, porque eso implica contemplar jugadas brillantes que también nos proporcionarán placer, porque aumentarán las posibilidades de llegar a la red rival, que nos acercará a conseguir la victoria sobre nuestro rival.

    Las respuestas a nuestra pregunta parecen aclararse, pero no está todo explicado, ¿porqué es elegido el fútbol como favorito por millones de personas, respecto a otros deportes por los que se siente mucha menos pasión? El fútbol es mucho más espectacular que otros deportes, más rápido, más emocionante, sin pausas, se desarrolla en un gran espacio. Cualidades importantes que lo hacen ser elegido frente a otros espectáculos. Además une a la gente, aunque sea para discutir, para pelear, para hacer entender que un equipo es mejor que otro, pero en definitiva para estar unidos como nos dicta la condición humana de sociabilidad. En el deporte rey se desarrolla una conjunción sinfín de sentimientos, risas, lloros, ánimos, desánimos, rabia, emoción sin límites y en definitiva una hermosa pasión que les hace sentir vivos a muchos.


Lecturas: 4622